Aderezos y salsas, Fermentos y kéfir vegetal, Platos principales, Recetas
Deja un comentario

Mini rawmburguesas de no pollo y confitura de tomate

Hacía tiempo que no preparaba hamburguesas. Así que, como “ya tocaba”, hoy me he puesto manos a la obra con estas mini rawmburguesas con un toque japonés muy saludable.

La base está hecha con un exquisito takuan ecológico y crudo, cargado de encimas y probióticos. El takuan es una manera típica en Japón y Corea de preparar la raíz del daikon. Primero se deshidrata el daikon al sol durante varias semanas y luego se macera y fermenta con alga kombu, sal y salvado de arroz. Así se puede preservar en frascos de cristal durante meses con una  preparación muy natural. A parte de estar cargado de encimas y probióticos, tradicionalmente se lo considera un alimento digestivo.

A las propiedades del takuan, se añaden las del sésamo, que no sólo es rico en calcio y otros minerales (manganeso, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre y selenio, los cuales apoyan la salud ósea, el desarrollo de los glóbulos rojos, el mantenimiento de un sistema inmunológico fuerte y el equilibrio de líquidos), vitaminas (A y E, y del complejo B,  como B1, B2, B3, B6, y B9, que son esenciales para las células rojas de la sangre, la energía y el metabolismo de los alimentos), fitoesteroles (ayudan a inhibir la absorción de colesterol de la dieta, y pueden ayudar a reducir su riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer) y grasas saludables sino que también contiene los aminoácidos esenciales; proteína de la buena.

Yo encuentro el takuan en mi tienda local de alimentos bio. También lo encontrarás en tiendas de delicatessen o de alimentos orientales; aségurate que no esté conservado con azúcares o químicos. Y si te resulta difícil encontrarlo, puedes rallar el daikon y macerarlo con zumo de limón y un trocito de unos 5 cm de alga kombu cortada a tiras durante una semana. Rallas el daikon, lo colocas en un recipiente de cristal, lo cubres con zumo de limón, una buena pizca de sal y los trocitos de alga. Mezclas y masajeas bien y presionas la fibra hasta que quede cubierta por el limón. Cubres el recipiente con su tapa y lo dejas macerar y fermentar lentamente en la nevera durante una semana. A la hora de utilizarlo para tus rawmburguesas, descarta el líquido de maceración y escurrse bien el daikon y las algas. No es takuan, pero será un “no pollo” bien feliz y muy saludable.

Como todos los pickles o encurtidos, el takuan tiene un toque saladito. Así que no conviene abusar ni consumirlo en grandes cantidades. Por eso, mejor haremos mini raw burgers y procuraremos acompañarlo con salsas y hojas jugosas y que no estén saladas.

Rawmburguesas de takuan

Tiempo de preparación: 15 min. Tiempo de cocción: no necesita. Listo en: 1 h.
Para cuatro mini rawmburguesas

Ingredientes

Para las mini rawmburguesas
200 gr de takuan (daikon deshidratado al sol y fermentado con salvado de arroz y kombu)
2 c. soperas generosas de tahini crudo blanco
1 c. pequeña de melaza de caña (no es crudo, pero contiene altos niveles de hierro y minerales)

Para la confitura de tomate
1 tomate pequeño de colgar, bien maduro
1 c. pequeña de melaza de caña (o tu sirope preferido)
2 tomates deshidratados, remojados durante 6 horas

Para emplatar
hojas de lechuga maravilla o la lechuga de tu elección, cortada en tiras finas
2 gajos de limón

Método de preparación

Cortar el takuan a trocitos. En un procesador de cocina, combinar el takuan con el tahini crudo blanco y triturar hasta obtener una masa gruesa. Dividir la masa en cuatro porciones y dar forma de hamburguesas mini.
Colocar en las bandejas del deshidratador y pintar por encima con la ayuda de un pincel y parte de la melaza de caña. Deshidratar durante 30 minutos. Dar la vuelta, volver a pintar con melaza de caña y deshidratar 30 minutos más. Mientras las mini rawmburguesas están en el deshidratador, prepararemos la confitura de tomate.

Con la ayuda de una batidora de vaso, triturar los ingredientes para la confitura de tomate. Colocar en un colador de malla fina y descartar el exceso de zumo sin remover la mezcla.

Para servir, preparar un lecho de lechuga o de las hojas de tu elección y colocar las rawmburguesas encima. Decorar cada rawmburguesa con un toque de confitura de tomate y acompañar el plato con lo gajos de limón.

¡Bon appétit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *